MÁS SOBRE LAS CENIZAS VOLANTES

UN SUBPRODUCTO DE LA COMBUSTIÓN DEL CARBÓN (CCBP).

El uso de cenizas volantes reduce los gases de efecto invernadero

A partir de los datos de la investigación, sabemos que por cada tonelada de cenizas volantes utilizada en lugar del cemento tradicional, se reduce aproximadamente una tonelada de dióxido de carbono. Para ponerlo en perspectiva: una tonelada de dióxido de carbono equivale a las emisiones de unos dos meses de un coche. Si se calcula a partir de la cantidad de cemento producida en todo el mundo en 2013, la sustitución del cemento ahorraría unos 3.600 millones de toneladas de dióxido de carbono.

Otras ventajas del uso de CCBP

El uso de cenizas volantes en el hormigón elimina la necesidad de camiones y otros equipos para eliminar las cenizas volantes en un vertedero. Esto reduce aún más las emisiones de dióxido de carbono.

La producción de cemento Portland requiere la extracción de tierra, arena, yeso y otros materiales. El uso de CCBP en Geopolymer elimina la necesidad de extraer estos recursos naturales.